Sexo en los aviones

La fantasía sexual de practicar sexo en un avión, no es sólo de unos pocos. No sé si será por estar en un espacio estrecho y limitado entre desconocidos, por volar a 39.000 pies de altura, o por el morbo de ver a los pilotos o a las azafatas en uniforme (¡o imaginárselos sin!), pero mucha gente tiene la fantasía de practicar, o incluso algunos llegan a hacerlo, el acto sexual en los aviones.

De hecho, existe un selecto club, el ‘Mile High Club’ (o el club de la milla de altura), donde no hace falta ser piloto o azafata , para formar parte de él. Lo único que hay que hacer, es haber mantenido relaciones sexuales a más de una milla de altura (5.280 pies de altura), pero no esperes recibir un carné de miembro, ni un regalo de bienvenida! 😅

¿Pero cómo surgió este curioso club?

Deberíamos atribuirle la medalla de honor a Lawrence Sperry, el inventor del ‘piloto automático’, y la primera persona que realizó el ‘acto sagrado’ en los mandos de un avión, en 1916. Lawrence Sperry vivió solo 31 años, dónde consiguió la friolera de 20 patentes. Pero aparte de inteligente, Lawrence era rico y guapo. Digamos una especie de casanovas en el aire.

El atractivo piloto estaba dando clases de vuelo a una señorita de la alta sociedad que estaba casada, y aprovechando la invención del piloto automático, la pareja se aventuró a dar rienda suelta a la pasión. Con la mala suerte, de que empezaron a tener un descenso de emergencia, y la avioneta cayó en picado en la bahía de San Francisco! 

Dos cazadores de patos fueron a salvarles, y su sorpresa fué, que los dos estaban desnudos. Lawrence alegó que había sido a causa del impacto… ✈️😄

img_7706

Algunos estudios en internet (de dudoso origen) y con una muestra de encuestados más bien pequeña, aseguran que el 21% de los tripulantes en el Reino Unido, han tenido sexo en un avión con algun otro miembro de la tripulación, y el 14% de ellos, con pasajeros. Aquí voy a defender a mis ex-colegas de profesión, ya que ese % me parece exagerado e irreal. Yo he volado como tripulante durante 1 año en el Reino Unido y 5 años en Dubai, y las únicas experiencias que he vivido/ visto, han sido entre pasajeros.

Y este motivo es muy simple: no estoy diciendo que entre algunos pilotos y algunas azafatas no hayan lios carnales en un avión, sinó que para el que quiera ‘tomate’, ya están los hoteles donde la tripulación se aloja cuando realizan vuelos internacionales o transoceánicos.

Además, mantener sexo en un avión te puede costar la licencia de vuelo, y que ninguna compañía te vuelva a contratar. Y sabiendo lo sucios que suelen estar los baños, pues tampoco incita a la tripulación a probar… Pero claro, también deben estar los auxiliares de vuelo arriesgados, que antes de ‘colgar las alas’,  deciden entrar en el prestigioso Mile High Club. 😉✈️

img_7711
En cambio para los pasajeros, se convierte en una fantasía sexual en toda regla, ya que el avión no es su entorno habitual de trabajo, y de alguna manera, el avión les parece un lugar exótico. He vivido varías anécdotas, donde literalmente he pillado a pasajeros dentro del mismo baño, o incluso han utilizado las mantas del avión en un vuelo tras-oceánico nocturno, donde están las luces apagadas. Un compañero de profesión me comentaba, que durante los ‘security checks’ al aterrizar, se encontró un preservativo usado. También es común, que algunos hombres de negocios, dejen sus números de teléfono a las azafatas de vuelo, para que acudan a reunirse a su hotel después del vuelo…

¿Cómo ser miembro del Mile High Club?

  • Escoge siempre un vuelo nocturno y largo. Preferiblemente, los vuelos de más de 5 horas y en aviones de dos pasillos.
  • Escoge un destino que no sea muy popular, o en una época del año que no esté muy lleno. (si viajas un día entre semana por la noche, tienes más probabilidades de que el vuelo vaya con menos gente.
  • Pide mantas extra a la tripulación al inicio del vuelo. Utiliza abrigos si tienes también.
  • Media hora después de que recojan las bandejas del primer servicio, y cuando la tripulación está comiendo en el galley trasero, y las luces están apagadas, es el momento más óptimo para actuar.
  • En algunos aviones, hay dos WC en medio de la cabina en Economy, que están inter-conectados por dentro. Si no existiera esta opción, y puestos a escoger, mejor en los asientos. El baño es peligroso ya que si hay gente esperando, os pillarán saliendo del mismo baño. (Y no hay mirilla!)

img_7710

Pero para formar parte de tan prestigioso club, ya no hace falta arriesgarse en un vuelo europeo low-cost de 3 horas, donde ni hay mantas ni se apagan las luces, y solo hay dos WC en la parte trasera del avión, donde el espacio es tan minúsculo y sucio, que no invita a otra cosa más que a vomitar. 

Diversas compañías americanas, ofrecen “packs románticos”, donde puedes sobrevolar tierra firme por un par de horas, y tachar de la lista otra de las cosas que hacer antes de morir. También con la aparición de las suites a bordo en First Class, formar parte de dicho club está más accesible para todos…

Quien algo quiere, algo le cuesta, ¿no?

img_7709

¿Y vosotros? ¿Tenéis alguna historia que compartir? 😉 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s