Cómo es la vida ahora, de otros TCP que también dejaron Emirates y Dubai?

Ya todos conocéis lo que ha sido mi vida después de dejar de trabajar en Emirates y vivir en Dubai. Ha sido un cambio de 180 grados, en el que después de trabajar como auxiliar de vuelo viajando por todo el mundo, tuve la oportunidad de entrar en el departamento de Recursos Humanos en Emirates Airlines donde estuve seleccionado personal de cabina durante 3 años, hasta que decidí, por voluntad propia, volver a España en Junio de 2015.

Pero seguro que os habéis planteado, como es la vida de otros aventureros que como yo, también decidieron salir de sus zonas de confort y dejarlo todo en sus países de origen, para iniciar esta nueva etapa en el desierto, que todos sabemos como empieza y ninguno como acaba.

img_7949

Cuando entré en Emirates a finales del 2007, la gran recesión económica mundial aún no había llegado a España ni a Dubai. En el training nos explicaron los profesores que la media de años que un piloto volaba para Emirates era de entre 3-9 años. En cambio, en el caso de los tripulantes de cabina (TCP’s), la rotación era de entre 1-3 años. (Los contratos para auxiliares de vuelo son cada 3 años renovables, así que la media estimada era de 1 contrato). Pero esta tendencia cambió una vez iniciada la crisis: Emirates dejó de contratar personal de cabina durante 1 año, y la gente no quería volver a sus países de origen, para así no enfrentarse a una crisis, donde las posibilidades de encontrar trabajo eran muy limitadas. Así que por primera vez en la historia de Emirates y a causa de la crisis, TCPS de todo el mundo empezaron a quedarse más años en Dubai y en Emirates. 

A continuación os voy a presentar 7 historias diferentes, de 7 personas, que en su día vivieron en Dubai conmigo, y la vida les ha llevado por caminos diferentes al mío. Algunos continúan en el medio oriente, otros en aviación, y otros tienen una vida completamente diferente de la que tenían hace tan solo un par de años… Otro claro ejemplo de que cada uno es dueño de su destino, y de que el primer peldaño para tener algo, es tan sólo desearlo.  

 

Jacqui, la mami

 

Jacqui es de Bolivia, y empezamos juntas el training en Emirates un 4 de Noviembre de 2007. Hemos sido compañeras de clase, compañeras de piso, y lo más importante: prácticamente familia. Jacqui ha estado volando la friolera de 9 años, y ha estado trabajando en las cabinas Economy y Business hasta 2012. En esa fecha, a Jacqui la promocionaron a Jefa de cabina, función que ha desempeñado hasta 2016, cuando se quedó embarazada de Felipe, y decidió cambiar los aviones por los pañales. Fué entonces cuando Jacqui decidió, que el mejor lugar para criar a su bebé, sería en su Bolivia querida, cerca de su mamá.

 

Fernando, el piloto e instructor de helicópteros

A Fernando lo conocí en 2008, en una fiesta de españoles. Fernando fué uno de los primeros españoles en conquistar tierras dubaitíes, ya que que empezó a volar como auxiliar de vuelo en el 2004, y paralelamente también empezó a sacarse su licencia de piloto de helicópteros. En el 2011 dejó EK para irse a vivir a Afghanistan, donde ha estado trabajando como piloto hasta 2013. Se le acabó el contrato y decidió irse a USA, a sacarse la licencia de instructor. Actualmente Fernando trabaja como piloto e instructor de un helicóptero que vuela en Sharjah. (Emirato colindante con Dubai)

 

Ana, la azafata de Europa

Antes de venir a Dubai cuando a Ana la seleccionaron en Emirates, me contactó por email para establecer contacto con alguien que la guiara un poco en el desierto, pero lo que ni ella ni yo sabíamos, es que nos haríamos grandes amigas.  Ana entró en EK en el 2010, y antes había volado para una compañía aérea low-cost. Ana fué enseguida Jefa de Cabina en Emirates, y también fue una de las afortunadas chicas, que hacía Business Promotions, al igual que yo ( ver post Con los jugadores del Real Madrid y demás). Después de 6 años en la compañía, y con la ilusión de dar un nuevo giro a su vida, decidió regresar a Europa y ahora vuela para una compañía aérea británica con base en París, haciendo solo largo recorrido.

 

Lara, la instructora de buceo

A Lara la conocí en un vuelo a London Gatwick en el 2011, donde curiosamente Ana y yo habíamos pedido volar juntas. Yo era la Jefa de Cabina en ese vuelo, y Lara trabajaba en Economy. Con Lara hubo esa conexión instantánea que sientes cuando conoces a alguien, y te das cuenta de que quieres tener a esa persona cerca toda la vida. A Lara la promocionaron a Jefa de Cabina en 2014, y el año pasado decidió poner punto y final a su aventura dubaiti, y pasó de surcar los aires, a surcar los mares de las islas Seychelles. A Lara recientemente le surgió una nueva oportunidad laboral, y ahora está trabajando en Marbella como instructora de buceo.

 

Javi, el profe de inglés 

A Javi lo conocí a través de un conocido en común, y desde entonces nos hicimos inseparables. Javi inició su trayectoria profesional en Emirates en el 2008, y en 2011 empezó a trabajar en First Class. Javi siempre ha sido un enamorado de Tailandia. En uno de sus viajes a Bangkok, se enamoró de un perrito, y entre unas cosas y otras, decidió que su etapa en Emirates había concluido, y decidió volver a España en 2014 con “Thai”. Empezó a trabajar de instructor aeronáutico y profesor de inglès en una academia de formación de TCPS. En otra escuela fue director de centro, y actualmente es profesor de inglés en la EOI (Escuela Oficial de Idiomas).

Noemí, la piloto comercial 

A Noemi la conocí a través de Javi. Noemi ya tenía experiencia previa como TCP en Air Nostrum antes de entrar en Emirates en 2008, y estuvo hasta 2011 cuando decidió volverse a España después del primer contrato, para cumplir su sueño de ser piloto. En el 2012 empezó a sacarse la licencia básica de piloto en España, y en 2013 decidió irse a USA a acabar el resto de sus licencias de piloto comercial. En 2014 volvió a España a convertirlas, y en 2015 empezó a enviar curriculums. Noemi actualmente trabaja en la base de Ryanair de Creta. ¡Bravo Noemi!

 

Soledad, la azafata de las Americas

Soledad es argentina y su primer trabajo “serio” fué en Emirates con 21 añitos. Soledad fué de las primeras chicas latinas en entrar en Emirates, en el 2006. A Sole la conocí en uno de mis primeros vuelos a Sri Lanka, un destacamento de 12 horas solamente, pero suficiente para mantener el contacto incluso ahora 10 años después. Sole estuvo 10 años volando para Emirates, de los cuáles, 1 fue en Economy, otro en Business class, y los otros 8 en la “amada y deseada” First Class. A finales de 2015, Sole decidió poner punto y final a esta aventura árabe, y decidió volver a Argentina. Actualmente trabaja de auxiliar de vuelo en la compañía Latam airlines.

Estas 7 historias de 7 personas que han vivido la misma experiencia que yo en Dubai, son solo un ejemplo de las miles de personas que hemos vivido esa maravillosa aventura en el desierto, y que nos ha cambiado la vida y nos ha permitido continuar con nuestras vidas en otros países, ya sea dentro del sector aviación o el sector internacional. Para mejor o para peor, ser Tripulante de Cabina no es solo enseñar cuáles son las salidas de emergencia, pasar con el carrito del Duty Free, o servir té o café. Como veis, es una profesión muy versátil que te va abriendo otras puertas y caminos.

El domingo que viene, os contaré con más detalle cuáles son todas las responsabilidades de un tripulante de cabina en un avión, y algunos secretos de azafatas, pilotos y aviones que si no has volado nunca, seguramente no sabrás. 😉

Os recuerdo que también podéis seguirme a través de mi nuevo canal de YouTube a través de este link pinchando aquí, donde a partir de ahora iré colgando más consejitos, curiosidades o información de ayuda para procesos de selección y demás.

 

¿ Cual es la historia que os ha gustado más? ¿Vosotros también habéis trabajado de TCP fuera de España, y queréis contarme vuestra historia? 

 

 

Anuncios

¡Estrenamos canal en YouTube! 

¡Hola chicos! Como ya sabéis soy relativamente nueva en esto de las redes sociales, pero lo importante, como en las compañías aéreas, es ser constante, intentar mejorar y no perder la motivación, hasta que al final se acaben cumpliendo nuestros sueños

Al igual que cuando se me metió en la cabeza el hecho de volar para Emirates ( lo podéis leer en el post de Mi entrevista en Emirates), o cuando decidí dejar de volar para pasar a ser la primera Recruiter española y catalana de la historia de Emirates ( lo encontraréis en Colgar las alas ), ahora estoy determinada a ayudaros a cumplir vuestros sueños, aprovechando mi experiencia previa en la mejor compañía del mundo, y gracias a la redes sociales.

Un amigo mío, un par de años mayor que yo, me comentó el otro día… “¡ojalá a alguien se le hubiera ocurrido esta idea antes, ya que hubiera podido entrar en la compañía aérea de mis sueños!”

En mi época, no teníamos los medios (hablo de hace 10 años, osea que tampoco es tanto) que tenéis ahora. Gracias a las redes sociales y al extendido uso de internet, ahora tenemos acceso a un montón de información sobre chicos y chicas que actualmente están volando en las compañías aéreas que queremos volar, y que escriben blogs y cuelgan vídeos de viajes, o relatan como es la vida de un auxiliar de vuelo. Algunos también comparten sus experiencias personales sobre procesos de selección, o sobre las entrevistas en las cuales han sido seleccionados.

Ahora tenéis la oportunidad de saber en primera persona, (y de mano de una española que ha seleccionado personal de cabina durante 3 años para una de las mejores compañías aéreas del mundo), todos los secretos o consejos, para entrar en cualquier compañía aérea.

 

¡¡Ojala yo hubiera tenido acceso en internet al blog de la Recruiter de Emirates hace 10 años!! 🙂

 

Así que… ¿os vais a perder esta oportunidad? ¡Y encima gratis!

Después de explicaros toooodo este rollo, me gustaría invitaros a visitarme a mi nuevo (y humilde) canal de YouTube, donde a menudo iré colgando vídeos, y explicando consejos sobre como pasar procesos de selección con éxito en compañías aéreas. No esperéis encontrar vídeos de Hollywood con una espectacular edición, iluminación y cosas de esas, sino a una persona humana de carne y hueso (es decir, a mi), como siempre he intentado trasmitiros en este blog.

No olvidéis suscribiros a mi canal, y podéis dejarme comentarios – debajo de los vídeos- sobre los temas que os gustaría que tratara o comentara en YouTube. Así que, ¡vuestra ayuda es indispensable! Vamos a hacer que este proyecto salga adelante entre todos, y en un futuro no muy lejano, me gustaría que fuerais compartiendo conmigo vuestras historias, y que me explicarais en que compañías aéreas  habéis conseguido entrar.

Dicho esto, os dejo el primer vídeo que he hecho, que aunque sé que tengo que mover menos la cámara y decir menos ‘eeeem’, ¡está hecho con mucho amor!

Youtube video: Emirates Recruiter

 

¡Have a safe flight!

 

 

Fantasmas, OVNIS y otros fenómenos paranormales que viven las tripulaciones

Objetos voladores no identificados en el radar, aviones que desaparecen en pleno vuelo, pasajeros que no aparecen en el manifiesto de pasajeros, rumores de espectros en aeropuertos después de una catástrofe aérea… Muchas son los misterios que envuelven al mundo de la aviación, y quién más o quién menos, habrá escuchado (o vivido), alguna experiencia paranormal.

 

El pasado 8 de Marzo hizo tres años desde la desaparición del vuelo MH370 de Malaysia Airlines, con 239 pasajeros a bordo. A día de hoy, la desaparición de la aeronave sigue siendo un misterio, y varias hipótesis circulan desde hace años, sin que ninguna se haya podido confirmar, a causa de la inexistencia de pruebas a día de hoy.

Cuando “tu oficina” está a 39.000 pies de altura y “tu casa” suele ser una habitación de hotel, eres más susceptible de experimentar fenómenos extraños que, paranormales o no, no dejan de ser curiosos, y misteriosos. He recopilado una serie de historias, que han sucedido tanto a tripulantes de cabina como a pilotos, en aviones y hoteles donde las tripulaciones descansan. La mayoría de las historias han sido contadas en primera persona, así que por respeto, y siguiendo la ley de protección de datos (LOPD), mantendré el nombre de los protagonistas en el anonimato. A continuación relataré las historias, tal y como me las han relatado…

“Boeing 737-800 en el año 2010, en un vuelo de Tenerife a Barcelona. Ya era de noche porque era la vuelta a casa de un día de sectores largos. En ese vuelo vas bordeando Marruecos, e históricamente en esa zona de Las Canarias y África, hay mucha actividad militar. Así que lo que vimos siempre lo relacioné con un avión militar… El tema es que una vez establecidos en crucero, vimos una luz encenderse y apagarse delante nuestro. Fue una ráfaga. No estaba cerca, pero tampoco estaba muy lejos. Miramos el radar (porque a veces los pilotos parecemos camioneros y nos saludamos dándonos las luces), pero en el radar no aparecía nada, y tampoco vimos las luces de navegación, las luces beacon o las estroboscopicas, las cuales hay que llevar siempre encendidas en un avión. Volvió a ocurrir a los pocos segundos, y entonces fue cuando llamamos al controlador aéreo, para preguntar si había tráfico cerca nuestro, pero la respuesta fue negativa. Quizá por vergüenza o por no saber que decir, no informamos de ello a nadie… Nos miramos extrañados, intentamos darle una explicación razonable, y el vuelo continuó sin más incidentes…”

img_7777

“Un piloto que volvía de extracrew de algún país de Sudamérica, entró al final en el vuelo, viajando en jumpseat (transportin), ya que el vuelo iba muy lleno. Cuando se apagaron las luces del cinturón de seguridad después del despegue, los TCPS llamaron al Comandante, a ver si el piloto que viajaba de extracrew, podía bajarse al Crew Rest Compartment, porque siempre sobra una litera y además así no estaba por el medio del galley, mientras daban el primer servicio. El comandante aceptó, y éste bajó al Crew Rest… y a las dos o tres horas, subió hecho un basilisco diciendo a la tripulación, que se les había colado una niña en el CMR, y que no paraba de abrirle la cortina y despertarle… a la tripulación le extrañó pero le dijeron que volviese a bajar, y que estarían pendientes. Al rato subió otra vez… pero claro, nadie había bajado ni abierto esa puerta. Se fue cabreado a cockpit para hablar con los pilotos al mando de ese vuelo, y revisando la documentación del vuelo, en el manifiesto de carga descubrió que llevaban un féretro a bordo, y unos pasajeros de Business class eran los padres de la niña que iba dentro…”

 

img_7776

“En Valencia, la tripulación nos quedábamos a dormir en el hotel Astoria, un hotel con solera de la ciudad, y hacía algunos años se había suicidado un copiloto de Aviaco en una de las habitaciones. Se rumoreaba, que el fantasma del piloto aun rondaba por el hotel… Entonces, cada vez que llegábamos al check in, decíamos de cachondeo, que no nos diesen la habitación del fantasma. Al personal del hotel no les hacía ni puñetera gracia, y nunca nos dijeron el número de la habitación.  Pero en diversas ocasiones, tripulantes han notado que alguien se sentaba en su cama, o que le acariciaban el pelo mientras dormían … Yo mismo, una noche que estaba viendo la tele y que había pedido room service, empezó a apagarse la tele y a subirse el volumen sólo, y cosas así… Me levanté a darle un par de zurriagazos a la tele, y cuando me di la vuelta para volver a la cama, para seguir comiendo mis espaguetis boloñesa… Alguien había volcado la bandeja con mis espaguetis encima del edredón!!!

“El hotel Sheraton Bandara de Jakarta (Indonesia), en cual las tripulaciones nos quedábamos de destacamento, era precioso. Disponía de acceso a la playa, zonas ajardinadas, un spa fabuloso… los TCPS estábamos encantados con el destacamento por dos y tres días en Jakarta, excepto por un problema… El hotel tenía fama de estar encantado, porque pasaban cosas extrañas. La tripulación se quejaba constantemente de que se abrían y cerraban las puertas de los armarios y que chirriaba la madera en las habitaciones. Algunos aseguraban, que mientras se conectaban por Skype con sus familiares desde las habitaciones, habían aparecido fantasmas en la imagen detrás de ellos, o incluso traspasando de una pared a otra… Las tripulaciones empezaron a quejarse a la compañía, alegando de que no podían descansar e incluso llegó a tal punto la situación, de que nadie quería realizar ese vuelo, y la gente llamaba enferma para no hacer el vuelo. La compañía finalmente se vio obligada a cambiarnos el hotel…”

“Marzo de 2015, en el vuelo MAD-ACE a las 23:00 de noche, 30 min antes de aterrizar en Lanzarote. El comandante y el copiloto nos informaron a toda la tripulación después de acabar el vuelo, que habían visto un objeto volador no identificado (OVNI), con movimiento inteligente moviéndose en forma de zig zag. Que este objeto no identificado, tenía movimientos imposibles para la tecnología de hoy en día, y que no fue identificado en el radar. El comandante es un hombre irlandés muy serio, introvertido y de pocas palabras. Por lo que, si nos lo dijo, es porque realmente era algo realmente inusual…”

“Durante el embarque de pasajeros, una vez tuve esa inexplicable sensación de querer abrazar a una pasajera, y de decirle que todo estaba bien, y que no se preocupara, que no sería el final, justo antes de incluso empezar a hablar con ella. Después de estar atendiéndola durante el vuelo y a raíz de entablar una conversación, una pasajera me explicó que su hijo había muerto recientemente, y que antes de morir, su hijo la abrazó, y sus últimas palabras hacia ella fueron: “no te preocupes, no será el final”.

 

“En uno de esos vuelos largos y nocturnos de más de 10 horas en los que la tripulación toma el descanso en unas literas en el CRC que está en el piso de arriba en el Boeing 777, y se llama el Crew Rest Compartment, nada más empezar el vuelo, uno de los 3 pilotos fue al CRC para realizar su primer descanso. Su sorpresa fue, que una señora mayor estaba durmiendo allí. El piloto la avisó de que ese lugar estaba destinado exclusivamente para la tripulación, y que cual era su asiento, ya que debía regresar él. La pasajera parecía consternada y perdida. El piloto no dio importancia al asunto y se fue a descansar. Hacia el final del vuelo, el piloto avisó a los TCPS de lo sucedido, y ordenó que alguien fuera a comprobar que la mujer estaba en su asiento. La tripulación, al buscar en el asiento indicado por la mujer, encontraron que en su lugar, había un hombre viajando aparentemente solo. Tras preguntar al pasajero si viajaba acompañado y explicar el incidente del CRC, el hombre muy enfadado respondió, que eso era imposible, ya que su mujer había fallecido y transportaban su cuerpo en la bodega de ese mismo avión.

“Una vez estuve en una habitación de hotel que estaba poseída o encantada, ya que me pasó de todo… Para más inri, estaba en la planta número 13. Mientras dormía, noté que mi cama se movía, que me agarraban los pies, y para que la situación fuera más divertida, noté la presencia de un gato en la habitación… Como estaba medio dormida, y muy cansada del vuelo, tampoco le di mayor importancia.”

“Yo tuve un exorcismo a bordo, pero prefiero no hablar del tema.”

Y vosotros, ¿habéis experimentado alguna experiencia paranormal que queráis compartir? Me encantaría escuchar vuestras historias, podéis escribirlas justo debajo de este post! 😉

 

Para los que queráis poneros en contacto conmigo sobre cualquier duda, aclaración o información sobre aviación, la profesión, o procesos de selección, no dudéis en poneros en contacto a través de mi mail lifeafterdubai@gmail.com o la pestaña de contacto en este blog.

 

 

 

 

 

 

Sexo en los aviones

La fantasía sexual de practicar sexo en un avión, no es sólo de unos pocos. No sé si será por estar en un espacio estrecho y limitado entre desconocidos, por volar a 39.000 pies de altura, o por el morbo de ver a los pilotos o a las azafatas en uniforme (¡o imaginárselos sin!), pero mucha gente tiene la fantasía de practicar, o incluso algunos llegan a hacerlo, el acto sexual en los aviones.

De hecho, existe un selecto club, el ‘Mile High Club’ (o el club de la milla de altura), donde no hace falta ser piloto o azafata , para formar parte de él. Lo único que hay que hacer, es haber mantenido relaciones sexuales a más de una milla de altura (5.280 pies de altura), pero no esperes recibir un carné de miembro, ni un regalo de bienvenida! 😅

¿Pero cómo surgió este curioso club?

Deberíamos atribuirle la medalla de honor a Lawrence Sperry, el inventor del ‘piloto automático’, y la primera persona que realizó el ‘acto sagrado’ en los mandos de un avión, en 1916. Lawrence Sperry vivió solo 31 años, dónde consiguió la friolera de 20 patentes. Pero aparte de inteligente, Lawrence era rico y guapo. Digamos una especie de casanovas en el aire.

El atractivo piloto estaba dando clases de vuelo a una señorita de la alta sociedad que estaba casada, y aprovechando la invención del piloto automático, la pareja se aventuró a dar rienda suelta a la pasión. Con la mala suerte, de que empezaron a tener un descenso de emergencia, y la avioneta cayó en picado en la bahía de San Francisco! 

Dos cazadores de patos fueron a salvarles, y su sorpresa fué, que los dos estaban desnudos. Lawrence alegó que había sido a causa del impacto… ✈️😄

img_7706

Algunos estudios en internet (de dudoso origen) y con una muestra de encuestados más bien pequeña, aseguran que el 21% de los tripulantes en el Reino Unido, han tenido sexo en un avión con algun otro miembro de la tripulación, y el 14% de ellos, con pasajeros. Aquí voy a defender a mis ex-colegas de profesión, ya que ese % me parece exagerado e irreal. Yo he volado como tripulante durante 1 año en el Reino Unido y 5 años en Dubai, y las únicas experiencias que he vivido/ visto, han sido entre pasajeros.

Y este motivo es muy simple: no estoy diciendo que entre algunos pilotos y algunas azafatas no hayan lios carnales en un avión, sinó que para el que quiera ‘tomate’, ya están los hoteles donde la tripulación se aloja cuando realizan vuelos internacionales o transoceánicos.

Además, mantener sexo en un avión te puede costar la licencia de vuelo, y que ninguna compañía te vuelva a contratar. Y sabiendo lo sucios que suelen estar los baños, pues tampoco incita a la tripulación a probar… Pero claro, también deben estar los auxiliares de vuelo arriesgados, que antes de ‘colgar las alas’,  deciden entrar en el prestigioso Mile High Club. 😉✈️

img_7711
En cambio para los pasajeros, se convierte en una fantasía sexual en toda regla, ya que el avión no es su entorno habitual de trabajo, y de alguna manera, el avión les parece un lugar exótico. He vivido varías anécdotas, donde literalmente he pillado a pasajeros dentro del mismo baño, o incluso han utilizado las mantas del avión en un vuelo tras-oceánico nocturno, donde están las luces apagadas. Un compañero de profesión me comentaba, que durante los ‘security checks’ al aterrizar, se encontró un preservativo usado. También es común, que algunos hombres de negocios, dejen sus números de teléfono a las azafatas de vuelo, para que acudan a reunirse a su hotel después del vuelo…

¿Cómo ser miembro del Mile High Club?

  • Escoge siempre un vuelo nocturno y largo. Preferiblemente, los vuelos de más de 5 horas y en aviones de dos pasillos.
  • Escoge un destino que no sea muy popular, o en una época del año que no esté muy lleno. (si viajas un día entre semana por la noche, tienes más probabilidades de que el vuelo vaya con menos gente.
  • Pide mantas extra a la tripulación al inicio del vuelo. Utiliza abrigos si tienes también.
  • Media hora después de que recojan las bandejas del primer servicio, y cuando la tripulación está comiendo en el galley trasero, y las luces están apagadas, es el momento más óptimo para actuar.
  • En algunos aviones, hay dos WC en medio de la cabina en Economy, que están inter-conectados por dentro. Si no existiera esta opción, y puestos a escoger, mejor en los asientos. El baño es peligroso ya que si hay gente esperando, os pillarán saliendo del mismo baño. (Y no hay mirilla!)

img_7710

Pero para formar parte de tan prestigioso club, ya no hace falta arriesgarse en un vuelo europeo low-cost de 3 horas, donde ni hay mantas ni se apagan las luces, y solo hay dos WC en la parte trasera del avión, donde el espacio es tan minúsculo y sucio, que no invita a otra cosa más que a vomitar. 

Diversas compañías americanas, ofrecen “packs románticos”, donde puedes sobrevolar tierra firme por un par de horas, y tachar de la lista otra de las cosas que hacer antes de morir. También con la aparición de las suites a bordo en First Class, formar parte de dicho club está más accesible para todos…

Quien algo quiere, algo le cuesta, ¿no?

img_7709

¿Y vosotros? ¿Tenéis alguna historia que compartir? 😉